… cualquiera tiempo pasado… fue mejor

Repasando una hoja de la prensa de hace años, extraída de la hemeroteca del ABC, nos encontramos con una serie de noticias que nos hacen pensar al comparar la situación actual. Veamos:

EN HONOR DE PERÓN Fue un día de nuestros Santos hace setenta y tres años. Y con lo grande que es España, sólo a Arjona se le ocurre dar nombre a una plaza del General Perón (político y militar extranjero y además, vivo). Por supuesto, sus motivos tendrían y que fue para celebrarlo, también, pues hasta vino el cónsul de Argentina en Granada, representando al embajador de dicho país.

EL PRECIO DEL ACEITE, TRIGO, LEGUMBRES Y PATATAS. Otro artículo que me deja perplejo es que el precio del aceite, trigo, legumbre y patatas de entonces los fijaba el Consejo de Ministros, y a ver quién era el guapo de variarlos. Ahora que hay muchos ministros, podíamos proponer que fueran ellos quienes volvieran a retomar esta sana e importante labor.

ESTADO DEL TIEMPO. PARTE OFICIAL METEOROLÓGICO El Servicio Meteorológico Nacional dependía del Ministerio del Aire. Digo yo que a falta de satélites, mandarían un piloto a darse una vuelta y este hacía su informe: Ligera tormenta en Madrid y más tarde tronó en todo el noroeste de la Península y en puntos aislados del Ebro y del Sur. El trabajo bien hecho, ¡sí, señor!.

NEGROLÓGICAS. Supongo que se debe a una errata, pues se trataba de la muerte de un general español.

LAS DECLARACIONES DEL CAUDILLO Una cadena de diarios extranjeros señalan en sus titulares las declaraciones del Jefe del Estado Español acerca del Mediterráneo. También insertan informaciones sobre el desastre de Cádiz. Opinar sobre el Mediterráneo cuando tres días antes había ocurrido una tragedia, el 18 de agosto de 1947. A las 22:50 una terrible explosión sacudió la ciudad dejando unas cifras aterradoras: 151 muertos, muchos de ellos niños, y 5.000 heridos, cuya deflagración se vio desde Sevilla y Huelva.

Han pasado 62 años y todavía siguen sin esclarecerse los hechos que provocaron aquélla masacre. «Cádiz contaba con una base de defensa submarina que se encontraba en los extramuros de la ciudad» nos explica Jose Antonio Hidalgo, autor del libro Cádiz 1947. La explosión.

«La base contaba con minas que se habían ido apilando por temas de protección durante la segunda Guerra Mundial, muchas de ellas estaban en mal estado». Sin embargo, nos explica Jose Antonio, pese a que desde el año 42 bandos militares habían alertado de que la ubicación de esas minas no era la adecuada e incluso de que algunas estaban muy estropeadas, no se hizo nada. Es mejor opinar sobre el Mediterráneo.

EXCURSIÓN A SEGOVIA Y LA GRANJA Lunes 2 de agosto en magnífico autocar, todo gasto comprendido. En la Granja correrán las fuentes.

No me perdería esa carrera por nada del mundo.

MONTABER. Alquiler de pesa-bebés

Entonces sí sería buen negocio. Actualmente, esa empresa se dedica a temas inmobiliarios, pues los bebés de hoy escasean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *