Arjona mora

 

Muhammad I,

uando Fernando III devolvió el pueblo al cristianismo y lo repobló con familias venidas del norte. Doscientos  años después del martirio de los santos, un cronista Flavio Dextro, recogió la noticia en su obra, manuscrita

abandonada en la biblioteca de un lejano monasterio. En la fecha de las apariciones Arjona era un pueblo cuatro veces más pequeño que el actual, Detrás de su fuerte cinturón de murallas, ya obsoletas y que empiezan a desmoronarse, se aprieta el caserío.


Portada del cómic "Alhamar de Arjona" Dibujos de Antonio Ceacero Hernández, con guión también de Antonio y Mª Concepción Becerra García. Prólogo de Juan Eslava Galán y editado por el Excmo. Ayuntamiento de Arjona.

Un aglomerado de casas pequeñas de una sola planta baja. En la parte alta del pueblo, en torno a la Iglesia de Santa María, otro cinturón circunda el antiguo Alcázar, donde naciera el primer rey nazarita Aben Al-hamar. Sus habitantes han vivido del olivo, del cereal y de la vid. Cuando llegaba el verano, numerosos arjoneros tornaban del trabajo de los campos y después de cenar, tomaban una manta y se iban a pasar la noche en aquella explanada del Alcázar o en el espacio que quedaba despejado al pie de sus murallas, del que todavía resta como el que hoy conocemos cementerio de los Santos. Mientras tanto el imperio almohade comienza a desmoronarse.  
 
- Los antiguos arjoneros se hacían llamar moros blancos para distinguirse de los naturales de otros pueblos, que eran considerados moros negros. Es posible que la distinción provenga de que los musulmanes que invadieron la península pertenecían a dos etnias muy distintas. Unos eran árabes puros, rubios azafranados, ojos azules, pecosos, gente noble de los que todavía quedan algunos en Siria y Líbano, y los otros eran moros oscuros y de labios prominentes.

- Muy pocos pueblos pueden tener la alta honra de contar entre sus hijos con uno o varios reyes como sucede en Arjona: con Mohammad I ben Yusuf ben Nars Al-hamar, Abu abdil-Iah Mohammad II y Abu Abdil-Iah Mohammad III, los tres nacidos en Arjona, en el lugar que hoy ocupa el Hospital de San Miguel, en Santa María. 

En Alarcos, cerca de la actual Ciudad Real, las tropas de Yusuf derrotaron a las de Alfonso VIII de Castilla, frenando sus acciones ofensivas. Fue la última gran victoria musulmana en la península. Los Almohades se adueñaron del territorio almorávide y unificaron Al-Andalus. Ese mismo día, el 19 de julio de 1195 (1203, según otros autores), en Arjona nace Abu Abd Allah Muhammad ibn Yusuf ibn Nasr (o Nasser) ibn Al-hamar, hijo de una noble y poderosa familia, fundador de la última dinastía musulmana en la península, la nasar o nazarí, más conocido en la historia por Al-hamar (El rojo) por el color habitual de su vestimenta. En 1201 nace la otra persona que junto con Al-hamar, sería protagonista de la primera mitad del siglo XIII; Fernando, hijo de Alfonso IX de León y de Berenguela de Castilla.

Al-hamar se pone al frente del ejército de su tío Yahía ibn Nasar, conquistando Arjona, Basta (Baza), Guadix y Djayyan (Jaén), proclamándose rey en esta última ciudad.  

 En 1212 existían 6 reinos en la península: Portugal, León, Castilla, Navarra, Aragón y Al-Andalus. 

Ante el nuevo empuje Almohade, el Papa Inocencio III promulga una cruzada, a petición de Alfonso VIII de Castilla. Algunos ejércitos europeos se retiraron ante la dureza climática y al no permitírseles el saqueo. El ejército cristiano quedó formado por: Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón, Sancho VIII de Navarra, Rodrigo Ximénez de Rada, Arzobispo de Toledo y El Arzobispo francés de Narbona y las órdenes militares de Alcántara, Calatrava y Santiago. Alfonso II de León y Alfonso IX de Portugal enviaron tropas a la cruzada. 

En Sierra Morena todos los pasos están muy vigilados, al otro lado espera confiado el ejército musulmán del almohade Miradmamolín. 13 de julio, el pastor Martín Alaja indica a Diego Lope de Haro un paso sin vigilancia. 

El 16 de julio en Navas de Tolosa, la mayor parte del ejército almohade quedó en el campo de batalla, el resto fue perseguido y aniquilado. Decisiva fue la intervención de Sancho de Navarra que, con sus caballeros, rompió el cerco de hierro y carne de la tienda de Miramamolín. Las cadenas de los atados sudaneses pasaron a ser el escudo de Navarra. La puerta de Andalucía quedó abierta, pero la peste, por tantos cadáveres sin sepultar, y otras circunstancias impidieron explotar la victoria. De la desintegración almohade surgió el tercer periodo de taifas, destacando Murcia, Valencia y Niebla. Pronto Aben-Hud de Murcia se apodera de Jaén, Córdoba y Sevilla. 

El 2 de julio de 1217, Fernando, a los 16 años, es coronado rey de Castilla después de morir su tío Enrique, y abdicar en él su madre. 





 

EL REINO NASRÍ DE GRANADA (1232 - 1492) 



El último reino musulmán de la península Ibérica se constituyó cuando tocaba a su fin la autoridad de la dinastía almohade en España.

- Entre 1225 y 1228 pasan a poder cristiano Andújar, Baeza, Martos, Iznatiraf etc. Arjona es tierra fronteriza y Al-hamar obtiene éxitos en sus razzias al territorio cristiano, lo que le proporciona fama y partidarios, siendo nombrado alcaide de Arjona. Casó con su prima Aixa, con quien tuvo cuatro hijos: Mohammad, Farach, Yusuf y Fátima.

1227, noviembre, 30. Baeza. El ejército cristiano del Rey Fernando III "el Santo", al mando de don Lope de Haro con 500 lanzas de Castilla, conquista la plaza. Por llevarse a cabo la ocupación el día de San Andrés, se establece entonces la costumbre de hacer figurar en las banderas del Rey la Cruz de S
an Andrés en rojo sobre fondo blanco y con el escudo real. Con el transcurso de los años este símbolo ondeará en las banderas de las Unidades españolas al igual que hoy lo hacen en la mayoría de los guiones y banderines.

1229, Octubre, 31. Ishbiliya [Sevilla]. La ciudad, ante las muestras de decadencia, debilidad, cansancio e inestabilidad del régimen almohade, se une a la rebelión de Ibn Hud y se desliga de la obediencia almohade. Ibn Hud representaba, a pesar de ser levantino, representaba los valores tradicionales andalusíes, frente a la intransigencia de los invasores almohades. El gobernador de Ishbiliya [Sevilla] es Abu Naya'Salim, hermano de Ibn Hud.

1230. Alfonso IX de León avanza por el río Guadiana, toma Márida [Mérida] y Badajoz y abre camino a la conquista de Ishbiliya [Sevilla].

En 1231, niega obediencia al rey de Mursiyya (Murcia) Ibn Hud. Toma también por estos años Lawraka (Lorca), Al Hamma (Alhama) y Gharnata (Granada). Este año, Al-hamar es nombrado gobernador de Arjona.


En 1232 un tío de Al-hamar es destituido por Aben Hud de un cargo a los pocos días de haber sido nombrado. Este hecho fue considerado como una injusticia y propició la rebelión contra Aben-hud. Esto hizo que Al-hamar ganara adeptos a la causa y le reconociera como rey de Arjona. Porcuna y Jaén le aceptaron como rey.
Aben-hud pacta una tregua con Fernando III para someter al rebelde, pero tras varios encuentros, con resultados a lternos, no lo consigue. Al-hamar continúa afianzándose cada día más. Wadi As (Guadix), Basta (Baza) y Djayyán (Jaén) se adhieren a su causa. Sus dominios se van ampliando. Ya es rey de la mitad de las actuales provincias de Jaén y Granada. Continuamente le aceptan nuevos pueblos que desean librarse del dominio de Aben-hud. 

Fernando III es coronado rey de León a la muerte de su padre. Reconquista Extremadura y se adentra en el valle del Guadalquivir tomando ciudades por medio de pactos o por las armas. Los habitantes de la pequeña ciudad de Arjona, en las proximidades de Jaén proclamaron sultán a quien se decía descendiente de un compañero del Profeta. Valiéndose del prestigio adquirido con sus hazañas guerreras en el transcurso de las luchas fronterizas, y apoyado por los miembros de su familia, los BANU NASR o BANU L-Ahmar, y por sus parientes los Banu Asqilula, Muhammad extendió su autoridad a Jaén y Porcuna en el transcurso del año que siguió a su revuelta. 

Ishbiliya [Sevilla]. La ciudad se rebela contra Ibn Hud. Detrás del levantamiento está Abu Marwan Ahmad ibn Muhammad al Bayi, miembro de una de las más ilustres familias de la ciudad, a quien se elegirá para que presida un consejo de gobierno. Ishbiliya [Sevilla] vuelve a ser gobernada por personas de la propia ciudad.

Aznalfarache. Las tropas de Ishbiliya [Sevilla], ayudadas por Abd Allah Muhammad ibn Yusuf Nasr ibn al Ahmar, derrotan a Ibn Hud.

1233, la importante ciudad de Úbeda capituló ante el férreo cerco.

1234 El sultán de Arjona desagradó a cordobeses y sevillanos por su dureza y tuvo que declararse vasallo de Ibn Hud. La rivalidad entre ambos rebeldes andaluces se reavivó 2 años más tarde.

1236. Qurtuba [Córdoba]. La ciudad se rinde ante Fernando III de Castilla, con quien ha colaborado Muhammad I. Es un duro revés para quienes todavía soñaban en un al Andalus reunificado con esta ciudad como capital. Las lámparas de la mezquita, que eran las campanas de la catedral de Shant Yakub [Santiago] y que vinieron a hombros de cristianos tras aquella expedición de al Mansur (Almanzor), son llevadas nuevamente al santuario cristiano pero ahora a hombros de musulmanes. 

1237. Gharnata [Granada]. La ciudad es ocupada por Muhammad I, quien, mediante guerras y diplomacias se está haciendo dueño de medio al Andalus.


Gharnata [Granada]. Comienza la construcción de la Qal'at al Hamra [Alhambra] bajo la dirección de Al-Ahmar.

1238, El gobernador de Granada  se revela contra Ibn-hud, el cual huye a Almería El Ramini sale a recibirle y le hospeda en su palacio. A media noche es asesinado en los subterráneos del tercer recinto de la Alcazaba.  Dicho gobernador mandó a Jaén el acta de proclamación de Al-hamar como rey de Granada, efectuando el verano de ese año su entrada triunfal en Granada. Con el sometimiento de Malaka

Ishbiliya [Sevilla]. Tras diversos cambios, la ciudad decide acatar de nuevo la obediencia almohade.

Al tener noticias de que la guarnición de la peña de Martos había salido de expedición, las tropas de Al-hamar deciden atacarla; sus habitantes, utilizando ropa del ejército, engañan a los atacantes, quienes, pensando que la guarnición había regresado, decide sitiarla por hambre y sed. Al acercarse la caballería cristiana, levantan el campamento y se marchan. 

1243 Don Rodrigo Alonso efectúa una expedición por Jaén con pocas tropas y son sorprendidos por los soldados de Al-hamar, quienes derrotan a los cristianos. 

1244 Nuño González sitia Arjona. El propio Fernando III, se establece con sus tropas. Las autoridades musulmanas, con el fin de evitar derramamiento de sangre, pactan la rendición y entregan la ciudad sin resistencia con la condición de que sus habitantes pudiesen irse con los ajuares que pudieran llevarse a tierras no cristianas. 

En la misma campaña, La Guardia, Pegalajar y Carchelejo también pasaron a poder de Fernando III durante la misma campaña. 

Para conquistar Jaén, Fernando III mandó arrasar sus campos, Alcaudete, los alrededores de Alcalá... son ya bastantes pueblos que pasan hambre. Al-hamar manda desde Granada una gran recua con provisiones. Los cristianos enterados del envío, preparan una emboscada, pero la recua es avisada y regresa a Granada; después de dos días de espera, los cristianos se retiran. El envío de víveres es el mejor signo de que la devastación está produciendo el efecto deseado: hambre en Jaén. 

Agosto de 1245, Fernando III inició su tercer cerco sobre Jaén. Es sitiada durante meses; sus habitantes pasan hambre. Al-hamar, viendo la ventaja numérica de los cristianos y que la capital ya estaba perdida se dirige personalmente a las tropas cristianas con la intención de pactar con el rey. 


1246, marzo (última semana). Djayyán [Jaén]. Muhammad al Nasr pacta con Fernando III una paz y vasallaje con Castilla a cambio de evacuar y entregar Djayyán [Jaén] (desde hacía meses sufría un cruel asedio que mataba de hambre a sus habitantes), pagar 150.000 maravedíes anuales durante 20 años y ser vasallo de Castilla tanto en tiempos de paz como de guerra acudiendo anualmente a las Cortes de Castilla. Este pacto es el auténtico acta de nacimiento del reino de Gharnata [Granada], que se compondría por las coras de Ilbira [Elvira], con cabeza en Gharnata [Granada]; Rayya, con capital en Malaka [Málaga]; y Pechina, con centro en al Mariyya [Almería].

Djayyán [Jaén]. La ciudad es tomada a Muhammad I por las tropas de Fernando III en cumplimiento del pacto acordado.

Ishbiliya [Sevilla]. Con el pretexto del asesinato del gobernador de la ciudad, Ibn al Yadd, Fernando III ha llevado la guerra contra los rebeldes de la ciudad e inicia el sitio a la población.

Su habilidad diplomática quedó demostrada: la entrega de Jaén, que prácticamente ya estaba perdida, supuso el freno a la continua conquista cristiana. Haciéndose vasallo del rey cristiano eliminaba la posibilidad de un derrocamiento. La paz le serviría para dedicarse a cimentar su reino. 

Aquel verano, Fernando III continuó la campaña en la parte baja del valle del Guadalquivir, llamando a su vasallo a participar en ella. Al-hamar participa con quinientos jinetes. En Alcalá de Guadaira Al-hamar medió para evitar matanzas innecesarias ofreciendo a sus habitantes vivir en su reino. También capitularon Carmona, Constantina, Coria... La entrega de Jaén y el vasallaje a Fernando III empezaba a dar sus frutos: paz y prosperidad. En los años siguientes favoreció el comercio, protegió la agricultura, reconstruyó las deterioradas defensas y levantó abundantes puestos de vigilancia a lo largo de sus fronteras. Repobló lugares fronterizos con los musulmanes desalojados de las tierras conquistadas por los cristianos. Construyó hospitales, carnicerías, fuentes, hornos, baños públicos y escuelas. Dictó leyes para la administración de la justicia, organizó una policía vigilante, etc. ... Pasará a la historia también por su protección a las ciencias y las artes y por haber emprendido la construcción de la Alhambra.



Dirham de plata de la dinastía nazarí

Dirham de cobre última etapa 1400-92


- En 1248 nuevamente Fernando III llamó a Al-hamar para conquistar los últimos reinos musulmanes independientes, en el bajo valle del Guadalquivir. Levantaron el cerco a Sevilla gobernada por el rey Axataf. Esta se resistió durante dos años; se comunicaba con Triana por un puente formado por barcas y sujeto con cadenas, por donde recibía víveres. La recién creada Real Marina Castellana, al mando de Ramón Bonifaz derrotó en la desembocadura del Guadalquivir a la escuadra musulmana y remontó el río. Destruyeron el puente y poco después el 23 de noviembre, capituló Sevilla. Al-hamar influyó para que las cláusulas del pacto fueran lo más suaves posibles. 

Diciembre, 22. Ishbiliya [Sevilla]. Las tropas cristianas de Fernando III entran triunfales en la ciudad en una ciudad fantasma de la que han sido obligados a salir todos sus habitantes. Paradójicamente, Muhammad I, vasallo de Castilla, ha sido obligado a intervenir a modo simbólico en el asedio y a entrar triunfal en la ciudad. Cuando vuelva a Gharnata [Granada] la ciudad lo aclamará como vencedor a lo que responderá una y otra vez "No hay más vencedor que Allah", frase que será el lema de la dinastía nashrí.

El rey Fernando, rey de Castilla, de Toledo, de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Jaén, de Murcia, del Algarve y Señor de Molina nombra caballero a Al-hamar por los méritos contraídos en la conquista de Triana.
Al-hamar manda edificar un palacio-fortaleza sobre la colina Sabika: La Alhambra. 

30 de mayo de 1252 muere el rey Fernando en Sevilla, Al-hamar, para honrar a su amigo determina que cien nobles partan hacia Sevilla con un cirio cada uno, adornados con sus mejores galas. Esto lo repetiría en cada aniversario. 

Tulaytula (Toledo), 1254, Al-hamar renovó ante Alfonso X el pacto firmado en Jaén con Fernando III. Alfonso le aumenta el tributo que recibía su padre, ya que necesitaba grandes sumas para pagar gastos ya que aspiraba al trono del Sacro Imperio Romano-Germánico. Las numerosas empresas armadas y el encarecimiento de la vida motivaron revueltas internas y el exilio voluntario de muchos nobles. Al-hamar aprovechó el momento para sublevarse. Con el apoyo de los nobles castellanos realizó numerosas razzias y conquistó varias ciudades fronterizas. El potente ejército de Alfonso X se pone en marcha hacia la desembocadura del Guadalquivir. Una tras otra, caen ciudades, villas y plazas de los últimos reinos de Taifas. Al-hamar, poco a poco, se queda sin posibles aliados en la
península. 


- Niebla 1262, Se empleó por primera vez en Europa la pólvora. Las tropas cristianas después del susto inicial, cercaron tenaz y férreamente Niebla, consiguiendo su rendición. Para frenar el avance de las tropas, idearon
provocar la sublevación de ciudades ya cristianas. 

Así en mayo de 1264, Arcos, Jerez, Lebrija, Medina Sidonia, Rota, etc., se sublevaron contra Alfonso X, pasando las guarniciones a cuchillo. Viendo Alfonso la mano de Al-hamar en todo ello, moviliza un ejército que se apodera de todas las ciudades y plazas sublevadas, expulsando esta vez a los mudéjares, mandando ahorcar a los cabecillas. Las tropas de Alfonso X, llegaron hasta las murallas de Granada, devastando la fértil vega. Al-hamar solicitó la ayuda del Benamerín de Marrakech (dinastía reinante en Marruecos los Banu Marín o mariníes), el cual envió a mil hombres al mando de un jefe tuerto. Estos refuerzos se hicieron notar pronto a lo largo de la frontera, con numerosas razzias. Al-hamar concedió grandes privilegios a las milicias de Marrakech, creando celos en los principales nobles, los Banu-Asqilula, la familia que más ayudó a Al-hamar en sus primeros y difíciles momentos en Arjona y Jaén. Los Banu-Asqilula solicitan el amparo del rey Alfonso cabalgando por la frontera con Nuño González frenando a los benimerines. Al-hamar solicita entrevistarse con el rey en Alcalá de Benzaide (Alcalá la Real) en septiembre de 1265. 

- El rey Alfonso le da la bienvenida y se establecen las siguientes cláusulas: Entregarle 250.000 maravedíes cada año, Al-hamar ayudaría a la conquista el Reino de Murcia y Alfonso desampararía a los Banu-Asqilula. Al-hamar pide un favor especial, respetar la vida del rey de Murcia, que lo concede a cambio de que Al-hamar deje en paz a la familia Banu-Asqilula, que continuaría bajo la protección de Alfonso durante un año. Alfonso X no podía dejar desamparado al único grupo aliado dentro del territorio nazarí, algún día podría serle de utilidad. 

1266  Pasó un año de paz y prosperidad sin rebeliones internas cuando Al-hamar pidió al rey someter a los Banu-Asqilula; le puso una condición: cederle Algeciras y Tarifa. Partió enojado al no cumplir su palabra. Nuño González de Lara, descontento con el rey se ofreció a los servicios de Al-hamar. Las fuerzas se compensaron paradógicamente: Alfonso y los Banu-Asqilula contra Al-hamar y Nuño González. Las frecuentes treguas eran incumplidas por uno u otro bando, o ambos a la vez. 

-1271 Al-hamar desencadenó una verdadera guerra a lo largo de toda la frontera. Al año siguiente, Alfonso contestó de igual forma: con frecuentes y feroces incursiones devastadoras. 

1273, enero, 22. Tras una algarada de castigo cerca de la capital, el caballo de Muhammad I se desboca al desmontarlo y produciendo diversas heridas de carácter grave. Había sido advertido Al-hamar de no partir de Granada debido a un presagio: uno de sus alféreces había roto accidentalmente una lanza al salir por la puerta.
Efectivamente, en una improvisada tienda de campaña, muere el 19 (el 22, según otros autores) de enero de 1273 durante la oración de la tarde, Al-hamar de Arjona, fundador del reino nazarí, último baluarte musulmán en la península, que perduró hasta 1492. Su cuerpo fue embalsamado, puesto en un ataúd de plata y sepultado en la Alhambra de Granada.

Dinastía de Al-hamar (contado en aquella época):

En el año del Señor de mil CCXL años, (que) en el tienpo que este rey Avenchucad fue muerto, segu[n]d dicho es, avía un moro en Arjona que dezían Maomad e, porque era mucho vermejo en toda su color, llamávanle los moros Avenámar, que quiere dezir / [Fol. 236 v., col. a] vermejo. E era mucho valiente e ardit e por esto tomáronle los de Arjona por rey en el año del Señor de mil CCXXX años. E porque las çibdades de Granada e de Almería no avían tomado reyes ni señores después de muerte de Avenchud, tomáronlo por rey e señor en este año mesmo. E porque los moros le llamavan Avenámar, que quiere dezir Maomad el Vermejo, tomó las armas vermejas, segund que las han después acá los Reyes de Granada. E reinó en estos logares XLII años.

   E muerto este rey Avenámer, los moros alçaron por su Rey de Granada a Maomad Alamir, su fijo, que fue el segundo Rey de Granada e de Almería e de Arjona. E muerto este rey Maomad Alamir, los moros alçaron por su Rey de Granada a Maomad Avenámar, su fijo, que fue el terçero Rey de Granada. E muerto este Avenámar, los moros alçaron por su rey a Esuaxar, su hermano, que fue IV Rey de Granada. E muerto este rey Çesuaxar, los moros alçaron por su rey a Maomad, su fijo, que fue el quinto Rey de Granada. E muerto este Maomad, los moros alçaron por su Rey de Granada a Jucaf, su hermano, que fue VI Rey de Granada. E reinando este Maomad en Granada, levantóse contra él un moro que se llamava Vermejo e echólo del reino. E reinó en Granada fasta que lo mató el rey don Pedro en Sevilla e después tornó a reinar en Granada.

1301, diciembre, 31 Los sucesores del rey Al-hamar tienen que recurrir a todo (guerras tratados...)  para poder sobrevivir ante la avalancha cristiana. .

Reino Nazarí de Granada

 

 

Muhammad I            1237-1273

Muhammad II             1273-1301

Muhammad III            1301-1308

Nasr                               1308-1313

Isma'il I                         1313-1324

Muhammad IV           1324-1332

Yusuf I                          1332-1354

Muhammad V            1354-1358

Isma'il II                       1358-1359

Muhammad VI          1359-1361

Muhammad V           1361-1390

Yusuf II                        1390-1391

Muhammad VII         1391-1407

Yusuf III                       1407-1417

Muhammad VIII       1417-1419

Muhammad IX         1419-1427

Muhammad VIII      1427-1429

Muhammad IX         1429-1431

Yusuf IV                     1431-1432

Muhammad IX        1432-1445

Muhammad X         1445

Yusuf V                     1445-1446

Muhammad X       1446-1447

Muhammad IX       1447-1454

Sa’d al-Mustain ibn Alí  1454-1462

Yusuf V                    1462

Sa’d al-Mustain ibn Alí    1462-1464

Abu-l-Hasan ‘Alí (Muley-Hacén)    1464-1482

Abu ‘Abd Allah Muhammad XI ibn Alí (Boabdil) 1482-1483

Abu-l-Hasan Alí (Muley Hacén)    1483-1485

Abu ‘Abd Allah Muhammad XII (el Zagal)    1485-1486

Abu ‘Abd Allah Muhammad XI ibn Alí (Boabdil)    1486-1492

Alhamar de Arjona

En 1247, el Rey Santo Fernando III, para salvaguardar Arjona, como frontera, de los moros, repartió tierras y propiedades a sus colaboradores en la reconquista, formando así un nuevo linaje proveniente de otros lugares y reinos, cuyos apellidos, en bastantes ocasiones, perduran hasta hoy entre sus habitantes. Puede ser un punto de referencia para aquéllos que quieran estudiar su genealogía. Pincha en la figura para acceder a los 273 "afortunados" que heredaron Arjona.